El detective privado como soporte jurídico

blog-abogados-1024x739 El detective privado como soporte jurídico

El sagaz abogado esconde el informe del detective como su as en la manga

En países como Estados Unidos, Reino Unido o Alemania es muy común observar como los profesionales del derecho hacen uso de empresas de investigación con la finalidad de obtener información y pruebas de peso para utilizarlas en sus procesos judiciales y garantizarse un resultado positivo en las pretensiones de sus clientes.

En España son muchas las personas que aún identifican al detective con ese personaje novelesco escondido tras un periódico agujereado vigilando a la pareja de alguien. Nada más lejos de la realidad. Cierto es que siguen llegando trabajos de esta categoría (omitiendo el detalle del disfraz) pero a medida que la figura del detective se hace menos sombría se va descubriendo un amplio abanico de posibilidades en las que un detective privado puede intervenir y realizar una tarea, en ocasiones fundamental, para la resolución de un problema, tanto para particulares como para empresas.

Lo que en este artículo nos ocupa es la figura del detective privado como soporte jurídico. A continuación os explicaremos con más detalle de qué se trata. Nuestro trabajo se podría dividir en tres fases fundamentales:

  • Comprobar la viabilidad del litigio: Se hace una investigación previa para determinar si es conveniente iniciar una investigación y si las posibilidades de ganar el pleito son favorables (por ejemplo, identificar bienes ocultos y estudiar la solvencia del deudor en casos de insolvencias fingidas).
  • Recopilar información y pruebas para afianzar la estrategia del procedimiento: Se reunirá material video-gráfico suficiente para demostrar una situación concreta (una baja fingida o una situación de competencia desleal a nivel laboral o un mal comportamiento de un progenitor para la revisión del régimen de visitas).
    Se elaborará un informe completo con una exposición detallada de los acontecimientos, anexo fotográfico y documental y videos obtenidos durante la investigación.
  • Ser el único profesional legalmente habilitado: la ley 23/1992 de Seguridad Privada y su Reglamento “reservan al detective privado, con carácter excluyente a otros colectivos, la función de obtener, por cuenta de personas físicas y jurídicas, información y pruebas sobre hechos y conductas” (art. 19.1 LSP y 101 RSP). Además, la jurisprudencia acoge favorablemente la actividad del detective en el proceso otorgándole un innegable valor probatorio (por ejemplo en la STS 06/11/1990); y la Ley de Enjuiciamiento Civil dedica dos artículos a estas aportaciones, señalando al detective como profesional de la investigación privada legalmente habilitado para presentar pruebas.

Al presentar las pruebas en un juicio es común que el detective tenga que ratificar su informe ante los diferentes Jueces y Tribunales. En ese momento debemos identificarnos con nuestra Tarjeta de Identificación Profesional emitida por el Ministerio de Interior. Para más garantía nuestros informes van sellados por el Colegio Oficial de Detectives Privados de Galicia, lo que acredita que está elaborado por un detective colegiado, legalmente habilitado por la Dirección General de la Policía Nacional, la Guardia Civil y el Ministerio de Interior.

Hay una amplia variedad de servicios para los que somos requeridos. A continuación os mostramos una lista de los más habituales, tanto para empresas como para particulares:

En resumen:

  • El detective privado colabora con los despachos de abogados como un soporte jurídico que aporta una información y unas pruebas, en ocasiones decisivas, para concluir con éxito las pretensiones de su cliente.
  • Somos personal cualificado y autorizado para presentar las pruebas en un juicio y ratificar nuestros informes con las identificaciones que nos habilitan por organismos oficiales.
  • La versatilidad de nuestros servicios nos permite actuar en una gran cantidad de supuestos con resultados muy positivos.

Hay que recordar que contratar a un detective es una inversión y no un gasto pues el ahorro obtenido con la resolución positiva de un conflicto supera con creces el coste de nuestros honorarios.

Si desean profundizar en el contenido de este artículo o están interesados en nuestros servicios pueden ponerse en contacto con nosotros. Será un placer atenderles.

Llámanos