Archivos de Etiqueta: madre

Carnet del buen progenitor

blog-buen-progenitor-662x1024 Carnet del buen progenitor

Nadie le quiere decir al niño que eso no es una mochila para ir al cole

Como habrás podido observar en tu vida cotidiana, cada vez hay más divorcios. La desestigmatización del matrimonio “hasta que la muerte nos separe” es más clara que nunca. En pleno siglo XXI no hacen falta motivos excepcionales para finalizar  una relación.

Ahora trata de explicarle esto a cualquier niño que se haya criado viendo las películas de Disney donde todo es maravilloso y solo hay príncipes y princesas, el bueno gana, el malo pierde… Se antoja bastante difícil, ¿Verdad?

Pues no. Los niños son mucho más inteligentes de lo que creemos y si nos sabemos explicar pueden entender cualquier cosa.

Esta introducción viene a colación de los hijos, uno de los pocos nexos de un matrimonio fallido, sin contar la hipoteca, el coche, el negocio, ese terrenito en herencia, las amistades del uno, las amistades de la otra, los bares a los que ibais juntos, los suegros, las suegras… A lo que iba, un niño no se puede tirar, aunque cada progenitor tire de él hacia su lado.

Algunos tiran de los niños porque realmente los quieren y ese es su objetivo prioritario, es lo que conocemos como “personas normales”: tienen un hijo y para ellos es lo primero. Sin embargo hay otros tipos de progenitores, de los que pasaremos a hacer una lista:

  • Hortelano: es aquel que no quiere al niño para sí, pero tampoco quiere que se lo quede el contrario. Es fácil de identificar porque el niño se queda siempre con los abuelos mientras  trabaja, va de compras, ve el partidito, juega la partidita, bebe sus quintos, sale hasta las tantas, mira las nubes… cualquier cosa menos la que le corresponde. Pero eso sí, que el niño es suyo aunque a la hora de la verdad ni lo conozca.

 

  • Inocente: es el que descarga toda la culpa en el contrario, culpándole de los males propios y parte de los de la humanidad. El niño es el confesor, por supuesto, para qué contarle tus penas a un psiquiatra cuando tienes a tu propio hijo menor, que lo ves un par de días a la semana y te sale gratis cargarle tus taras. Aderezar las penas culpando al contrario es lo ideal para ese cóctel de ideas que se está formando en la cabeza de la pobre criatura, que no tiene ninguna culpa de la estupidez de los adultos.

 

  • Consentidor: este se cree que es bueno porque llena a su niño de cosas. De todas las cosas que quepan en sus pequeñas manitas, menos de tiempo, que como bien sabes no se puede pesar en kilos ni medir en metros. ¡¡Mira que regalo más guay te he comprado!! ¡¡Cuántas cosas te compro!! ¿Quiéres ese juguete?... Lógicamente, un niño quiere jugar, pero si es posible quiere hacerlo con sus padres. Los regalos vacíos no sirven de nada. Un gran ejemplo de este tipo de progenitor nos lo dió una marca de muebles sueca bastante modestita, en su magistral campaña “La otra carta”.

  • Ausente: el que ni está, ni se le espera. El único contacto que tuvo con su hijo fue en el momento de engendrarlo, luego desapareció. Y cada día, cuando su hijo pregunta, no responde. Con el tiempo la pregunta pasará a ser cada semana, cada mes… hasta que llegue el momento en el que no desee saber la respuesta.

Estos cuatro tipos son los que solemos encontrarnos en nuestro trabajo.  Pero recientes estudios de la prestigiosa universidad Pocoyó en Fondo de Bikini, llevados a cabo por expertos infantiles defienden la existencia de un quinto tipo, del que hasta ahora se cree que es un ser mitológico:

  • Unicornio: los padres ya no viven juntos, pero siguen siendo cordiales. Siempre dicen cosas buenas el uno del otro delante de sus hijos. Juegan con ellos, les dedican tiempo, comparten las aficiones e intereses que tienen los niños, posponen o cancelan sus planes si interfieren con la salud o bienestar de los pequeños y sobre todas las cosas, los escuchan y los quieren.

Si has llegado hasta aquí sin identificar a ninguno de los tipos te pido que nos lo hagas saber, esta rara avis requiere ser catalogada ipso facto. Pero como lo más probable es que conozcas algún caso, te aconsejo que lo consultes con nosotros de manera totalmente profesional, discreta y gratuita.

Si no perteneces a esta lista, enhorabuena, ya tienes tu carnet del buen progenitor.

Llámanos