El fraude a las aseguradoras no cesa en Galicia

blog-fraudes-galicia El fraude a las aseguradoras no cesa en Galicia

-Oes Manuela! E ti non andabas escarallada do lumbago?
-Maloserá!

Nuestra comunidad tiene el dudoso honor de ser la tercera del país con más fraude, las únicas que nos superan son Baleares y Madrid. En el otro extremo, los más honrados son los vascos y las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla.

Cerca de treinta mil casos anuales así lo atestiguan, habiendo incluso auténticas organizaciones que se dedican a engañar y estafar sistemáticamente, simulando ser víctimas de accidentes de tráfico, domésticos, robos...

No hay un perfil medio del estafador, sin embargo sí que se podría trazar el del “supuesto” ladrón del que todos son víctimas en caso de robo: Hombre joven, de pelo moreno, con cazadora y vaqueros. Lógicamente, si la “víctima” no se sabe su guión, se descubrirá la simulación. Esto mismo se podría aplicar a los casos de accidentes, tanto de circulación, como en el hogar o en el trabajo. Aquí es donde entra la labor del detective privado, siendo vital la obtención de pruebas de que las dolencias están siendo simuladas a fin de prorrogar una baja o aumentar una indemnización.

La herramienta más útil que puede tener una aseguradora ante la picaresca es el detective. Sus pruebas tienen la entidad necesaria para vencer en cualquier proceso judicial que se desarrolle en términos normales e incluso puede servir como medida disuasoria para evitar llegar a este.

Las pérdidas económicas producidas a las aseguradoras ascienden a los 120 millones de euros solamente en Galicia. ¿Cuánto de este dinero se podría ahorrar contratando a detectives? ¿Merece la pena invertir en una investigación? ¿Y si no se descubre el fraude? Estas preguntas no tienen una respuesta concreta, desde luego no se deben contratar detectives para todos los casos. Solo para los que haya indicios de que pueda estar sucediendo una conducta ilegítima, y esta le esté costando a la aseguradora una cantidad de dinero superior a la contratación de un detective.

Pero no todo se queda en un tema económico. Si los asegurados son conscientes de que ante las sospechas se va a recurrir a detectives entra en juego la prevención. Cualquiera se lo pensará dos veces antes de realizar el fraude.

Bien quiera prevenir estos fraudes, o hacer que se terminen si ya se están cometiendo, debería ponerse en contacto con un despacho de detectives privados, allí le atenderán y le asesorarán de una manera profesional y eficiente.

Llámanos